Así termina:

Cuando el sueldo ya no es suficiente para vivir, el populismo disimula un régimen dictatorial. Se engaña con demagogia, se compran lealtades, se ganan por el miedo. El Estado que todo lo ve determina cada aspecto de la vida de los ciudadanos. Todo lo que se debe hacer, decir y pensar. Las palabras grandilocuentes enmascaran un control absoluto de los medios de comunicación que supone la reinvención de la realidad. Son el cauce propagandístico y de manipulación de un pueblo adormecido, estupidizado e infantilizado, sin acceso a la cultura y sin capacidad de pensamiento crítico, la formación de un pensamiento único y bueno. Entonces la respuesta ya no es la acracia, la libertad, el haz lo que quieras. Es la anarquía, la violencia, la destrucción.

Alan Moore, gran constructor de mundos, imagina una Gran Bretaña bajo el fascismo con sus instituciones, sus estamentos y sus estructuras de poder. A partir de ahí elabora una parábola sobre la manipulación y la libertad que supone una disección del gobierno totalitario, su funcionamiento y la forma de desmontarlo. Un mundo que a la pregunta de Lenin “Libertad, ¿para qué?” ha respondido “para el hambre, para el caos” es enfrentado por un antihéroe, una especie de Robin Hood con paralelismos con El Conde de Montecristo de Alejandro Dumas, guiado por un encierro, un retorno y una venganza. Un estudio de aquello a lo que el ser humano es capaz de llegar para la anulación del individuo y la legitimación del ideario clásico del anarquismo que propugna una reacción terrorista. En definitiva, la reivindicación de la libertad individual frente al control de las masas por un estado fascista y cuyo mensaje se resume a “vive sin miedo”. Ambientada en un futuro próximo en el momento de su publicación, la estética retrofuturista anclada en algún momento indefinido entre los años sesenta y ochenta del pasado siglo se beneficia de los personalísimos dibujos sombríos de David Lloyd, fríos, brumosos, y de su espeso clima tenebrista, adecuados a más no poder.

V de Vendetta.
Edición original: V for Vendetta, Quality Communications / DC Comics 1982-1988.
Guión: Alan Moore.
Dibujo: David Lloyd.
Color: David Lloyd, Steve Whitaker, Siobhan Dodds.
Traducción: Bárbara Azagra.
Realización: Juli Cases, Esteban Carmona, Marc Viaplana, Dolores Faraco, Pablo Esguevillas, Francesc Martínez.
ECC Cómics 2016.